La fábrica 4.0 supone para nuestro país una oportunidad para reforzar su industria, haciéndola más competitiva y flexible en la época de la revolución digital. Este concepto acabará por definir y desarrollar los futuros empleos industriales.

La Industria 4.0: ¿de qué se trata?

El proyecto nacional «Industria del Futuro» tiene como objetivo conducir aún más lejos a las empresas industriales en la modernización de sus herramientas de producción y ayudarles a sustituir su modelo económico por un modelo digital. Las tecnologías digitales son el origen de la transformación de la Industria. Resulta difícil imaginar una revolución semejante sin la contribución del Cloud Computing, ya sea para almacenar datos o trabajar en colaboración con centros de trabajo distantes, sin el uso de SaaS o Big Data Analytics, que mejora la producción a través de un mantenimiento predictivo.

Más allá de la producción propiamente dicha, la Industria 4.0 constituye una mayor ruptura en la manera de concebir y de comercializar los productos, en la manera de contemplar las organizaciones y la gestión de las competencias. Se basa en una reflexión global que moviliza las especialidades operacionales y las funciones que dan soporte a todos los niveles de la jerarquía.

El desafío actual radica en organizar progresivamente el paso de la fábrica tradicional a la fábrica del futuro. Esto implica priorizar los desafíos de la modernización del aparato productivo de nuestro país según los criterios estratégicos de competitividad de cada uno de los sectores industriales y los niveles de madurez de las tecnologías.

¿Cómo funciona la Industria 4.0?

Seis principios claves:

La fábrica se convierte en virtual con el fin de simular y seguir en 3D los productos, los procesos y el entorno de producción.

Los sistemas son interoperables, tienen la capacidad de comunicar y de interactuar entre ellos.

Las decisiones están descentralizadas, lo que significa que los sistemas ciberfísicos pueden tomar decisiones de forma autónoma.

El análisis y la toma de decisiones se efectúan en tiempo real, gracias a una comunicación permanente e instantánea.

Está orientada al servicio: mejora el mantenimiento y ofrece nuevos servicios.

Es modular: se adapta de forma rápida a una demanda en constante cambio.

¿Qué impacto tiene sobre la organización en la empresa?

La Industria 4.0 implica el despliegue de nuevos modelos de organización con el fin de ayudar a las empresas a ganar en flexibilidad, rendimiento y competitividad. El impacto sobre la organización del trabajo, sobre la gestión de las competencias y especialidades, sobre la gestión de empresas y la forma de relacionarse en el trabajo es muy significativo. He aquí algunos ejemplos:

  • Los procesos de fabricación son simulados desde la fase de concepción del producto, como por ejemplo, las actuaciones técnicas de producción y de mantenimiento realizadas por los operadores. En consecuencia, se mejora fuertemente la ergonomía, ya sea por transferencia de las tareas más complejas a los robots, o por la modificación del entorno de trabajo.

  • Los operadores son equipados con objetos conectados, tales como tablets o gafas de realidad aumentada. Estos objetos facilitan, por ejemplo, las operaciones de mantenimiento y control de la calidad. El oficio del operario implica, por tanto, cada vez más pilotaje y control, y menos trabajo manual.

  • Se refuerza la gestión de empresas. La toma de decisiones es descentralizada de la línea de producción, y se desarrollan herramientas de ayuda al pilotaje.

  • La coexistencia entre hombres y máquinas en el seno de la fábrica influye en sus comportamientos. En un entorno donde los robots y los sistemas están cada vez más presentes, es esencialel rol del manager para la aplicación y conservación de un espíritu de equipo y de una buena comunicación.

  • Las competencias evolucionan en consecuencia: se pasa del 2D al 3D, la utilización de objetos conectados, la toma de decisiones. Esta evolución viene acompañada de planes de formación y de la creación de grupos de expertos, con el fin de intercambiar las mejores prácticas.

¿Cuál es la implicación de Gfi?

La implementación de la fábrica 4.0 es un proceso complejo que pasa por varias etapas y por una gestión de proyecto que moviliza todos los recursos de la empresa: producción, cadena de suministro, ingeniería, mantenimiento, Recursos Humanos, finanzas, sistemas de información, etc. Gfi acompaña a las empresas durante todo el proceso, con el fin de establecer una hoja de ruta para implantarla después de modo operacional, teniendo en cuenta las particularidades y restricciones de cada organización.

Nuestra misión en la Industria 4.0 pone en práctica nuestra pericia en las tecnologías digitales (Movilidad / IoT / Continuidad numérica / Gfi Lab), nuestra experiencia profesional (concepción del producto / procesos, PLM end to end, pilotaje y control del aparato de producción, operaciones de fabricación) y nuestra destreza a la hora de acompañar a las organizaciones en su transformación.

Gfi se apoya también en el laboratorio de innovación del Grupo, Gfi Lab, para elaborar soluciones operacionales dotadas de los últimos progresos en términos de tecnologías y de usos innovadores.

Gfi Lab al servicio de la Industria 4.0

El laboratorio de innovación del Grupo está especializado en los siguientes campos:

  • Informática móvil: Concebir y desarrollar soluciones sobre plataformas móviles (smartphones, tablets, etc.), sitios web móviles...

  • Contactless: Plantear soluciones que se beneficien de las aportaciones de la tecnología “contactless”, como el pago, el transporte o el acceso al contenido sin necesidad de contacto, simplificando las operaciones que realice el usuario.

  • De máquina a máquina”: Imaginar soluciones que replanteen y simplifiquen nuestra interacción con un mundo digital cada vez más conectado.

Palabras claveindustriafábrica4.0

Compartir